El hábito de la lectura desde pequeños

Se ha comprobado que cuando un niño tiene contacto con los libros desde temprana edad en el futuro tendrá mayor éxito en su desempeño escolar,  y un mejor desarrollo de su inteligencia, creatividad e imaginación. Y que mejor si este hábito se adquiere y fortalece en casa.

Estos son algunos consejos para inculcar en los niños la práctica de la lectura:

Instruye con el ejemplo. Una forma de aprendizaje en los niños es la imitación. Si ellos observan a los padres leyendo querrán hacer lo mismo.

Que sea un gusto no una obligación. Los libros no deben introducirse al entorno del niño como una obligación, sino como un buen pasatiempo. Cuando estén aprendiendo a leer puedes adquirir libros didácticos, de imágenes y  texturas, para que los pequeños empiecen a familiarizarse con ellos.

Me cuentas un cuento. Antes de dormir lee a tus hijos un cuento en voz alta, del libro que ellos elijan y hazlos participar. Puedes preguntarles cómo se imaginan a los personajes, o invitarlos a ser parte de la historia imaginando qué va pasar, o qué harían si fueran uno de los personajes.

La letra con diversión mejor entra. Lleva a tus hijos a ferias y actividades culturales que promuevan la lectura, y motívalos a participar en las dinámicas que allí se realicen, como lectura en voz alta, cuenta cuentos, etc. Sin duda hará de la experiencia algo muy divertido.

¡Anímate! Verás que la lectura se convertirá en uno de sus pasatiempos favoritos.